Encerrada en mi

¿Qué como es una cárcel? No habéis visto suficientes películas americanas para haceros una idea, Celda21 no es una aproximación válida al caso. Aunque ese era el concepto de cárcel que también yo tenía. Antes de pisar la mía, esto es. Una vez dentro, descubrí que una prisión puede tener muchas formas, y que las más seguras son las invisibles.  Y que no se puede confiar en nadie. Especialmente en vendedores de humo.

Una promesa de amor sin fecha de caducidad. Humo. Una firma en un contrato. Papel. Lo mío es tuyo en caso de muerte…o muerte en vida. Cenizas.

Encerrada entre las paredes de mi mente, sin espacio siquiera para poder gritar la injusticia de mi situación o fuerza para señalar, aunque sea con un movimiento de ojos, al hijodeputa que me sepultó en una cama de hospital, sólo pienso en cómo demostrarle mi gratitud.

Inesperadamente, mi propia cárcel me brindó la venganza. Ese fue su error. Pensar que había acabado conmigo. Cuando el escalpelo se giró en su mano y apuntó a su corazón, no podía creerlo. Lo último que vio fue una sonrisa de satisfacción tras mis ojos muertos. Bienvenido al otro lado, mi amor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.