Diálogo mudo. Porque a veces las palabras sobran

El otro, hombre o mujer, siempre muerto. Cada día en su mesa se repite el cuento. Un convidado de piedra que no dice nada pero cuya sola presencia es historia. El olor a alcohol. El frío. Y lo peor de todo: el silencio. A menudo intenta entablar conversación, entender qué hizo llegar hasta su mesa a su ahora callado interlocutor. Sin embargo, es su cuerpo el que habla. Su boca permanece muda, nada más dirá. Cada milímetro de piel, cada cabello, cada gota de sangre ayuda a completar el puzzle, a componer el último grito del ausente. Su diario diálogo con la muerte en la morgue.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.