Close

Stop and go

Años de trabajo. Noches y noches sin dormir. Todo para conseguir un objetivo.

Por fin llegó el día de descubrir si el esfuerzo valió la pena.

Una a una empieza a encender cada uno de los aparatos que le permitirán comprobar el éxito o el fracaso de su empresa. Poco a poco el laboratorio se ilumina como un árbol de navidad.

Introduce la muestra en el microscopio.

Mientras se alcanza la temperatura adecuada, duda si rezar a ese Dios en quien no cree para que cuando mire a través del objetivo vea la luz. Concretamente una mancha roja, tan pequeña e insignificante que pasaría desapercibida a alguien menos avezado.

Inspira profundo, se aproxima al ocular y tras unos segundos de ajustes…¡eureka!

Da un salto, pega un pequeño grito y vuelve a asegurarse de que sus ojos no le engañan.

Ahí está. Foto y fin. Suspiro y sonrisa.

Mañana reiniciamos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.