La curios relación entre un reloj desfasado y el envejecimiento

¿Desincronizados? Source: leoplus

Cada vez que cruzamos el Atlántico nos damos cuenta de la existencia de nuestro reloj interno, fundamentalmente gracias al dichoso jet lag. Este efecto se debe a que nuestros relojes internos dejan de estar sincronizados con el tiempo externo y en nuestros cuerpos se deja sentir esa falta de sintonía. Este es sólo un ejemplo más de los muchos, e importantes, efectos del reloj interno sobre nuestro metabolismo y cognición. La pregunta a la que nos conduce el título del post es: ¿y qué me dices del envejecimiento?

En un artículo reciente, Liu y Chang discuten el papel del marcapasos central de nuestro cuerpo en el envejecimiento y el control metabólico. Este controlador central del tiempo se sitúa en el cerebro, concretamente en el núcleo supraquiasmático, que es parte del hipocampo. Las neuronas de esta región están conectadas directamente con estímulos que indican qué hora es provenientes de ciertas neuronas sensibles de los ojos, a través de cuya actividad y del comportamiento cíclico de una serie de genes circadianos (PER, CLOCK, BMAL1, entre otros) centralizan los tiempos del resto de órganos del cuerpo (que por su parte tienen también sus propios relojes).

La importancia de este marcapasos en la regulación de muchas funciones corporales plantea la cuestión de su papel sobre el envejecimiento. ¿Qué le ocurre al marcapasos entonces? Durante el envejecimiento se ha visto que este regulador central del tiempo empieza a fallar, de modo que los ciclos de expresión y degradación de los genes implicados se desentroniza o el periodo de sus ciclos cambia en su amplitud. Como resultado pueden aparecen trastornos del sueño, insomnio o todo lo contrario, ir cayéndose de sueño por las esquinas. Curiosamente, estos trastornos del sueño están asociados con la vejez.

Algunos de los procesos influenciados por el reloj circadian en ratones y humanos. Source: Light, Sleep, and Circadian Rhythms: Together Again

Pero el sueño no es el único proceso afectado por la mala función del marcapasos central: problemas metabólicos como la diabetes pueden aparecer en este punto, ya que algunos de los genes del marcapasos también están involucrados en la regulación metabólica.

Es más, se ha observado una relación entre las disfunciones del reloj central y algunas de las enfermedades neurodegenerativas más comunes como el Alzheimer (AD) o el Parkinson (PA).

En el Alzheimer, algunas de las primeras neuronas en verse afectadas por la enfermedad corresponden a parte de este reloj central, por eso los patrones de sueño anormales o el incremento de la somnolencia durante el día se consideran marcadores tempranos de la enfermedad. En caso del Parkinson, además de diversos tipos de trastornos del sueño, hay una afectación general de los ciclos de cortisol y melanina, que son intermediarios de la sincronización de los relojes de todo el cuerpo.

A la vista de estas evidencias, parece clara la implicación de un malfuncionamiento de este marcapasos central en el envejecimiento. De hecho, ciertas proteínas como las sirtuínas, implicadas en un incremento de la longevidad (por ejemplo mediante restricción calórica) también tienen un efecto sobre los genes del reloj, y no sólo eso, sino que además la expresión de los genes de sirtuínas también siguen una oscilación circadiana, lo que espero llegue a dar una idea de lo compleja de la interacción entre el metabolismo, la regulación circadiana y el envejecimiento.

 

En resumen, por tanto, nuestro reloj interno parece ser relevante para el envejecimiento, lo que implica que puede ser un objetivo principal para la prevención de éste y para intervenciones dirigidas a aumentar la calidad de vida. Así que a partir de ahora, ya sabéis: ¡a cuidar esos ritmos!

Physiological links of circadian clock and biological clock of aging. Liu F, Chang HC. Protein Cell. 2017 Jan 20. doi: 10.1007/s13238-016-0366-2

Para saber más:

Impact of the circadian clock on the aging process. Fonseca Costa SS, Ripperger JA. Front Neurol. 2015 Mar 6;6:43.

Circadian regulation of cell cycle: Molecular connections between aging and the circadian clock. Khapre RV, Samsa WE, Kondratov RV. Ann Med. 2010 Sep;42(6):404-15

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*