¡EXTRA! ¡EXTRA! Comunicación en Ciencia

La semana pasada se celebró en Londres la 6º Conferencia Mundial de Periodismo Científico y por este motivo el último número de la revista Nature se hace eco de la situación actual en este sentido.

Una de las circunstancias que más ha revolucionado el modo de hacer periodismo en ciencia ha sido la irrupción de Internet como principal medio de comunicación. No sólo por su alcance, masivo; sino porque también ha cambiado la perspectiva desde la que se comunica en Ciencia haciendo de los científicos voces activas de su propio mundo.Quizá por el hartazgo generado por la mala gestión de la información científica de los canales habituales (periódicos, canales de televisión…) y la basura sensacionalista de trasfondo pseudocientífico, el blog se ha convertido en el recurso de comunicación científica de mayor expansión en los últimos años. Los principales autores de blogs de carácter científico son los propios investigadores que o bien escriben para comentar sus propios proyectos o bien comentan temas de índole más general dentro de un área de conocimiento determinada. Aunque la mayoría lo hacen de modo independiente existen plataformas como Scienceblogs (con versiones al menos en inglés y alemán) o eciencia (español) que agrupan diversidad de blogs con diferente temática.

En cuanto al periodismo científico per se, podría decirse que como tantas otras cosas en este año, está en crisis. Por una parte los recortes de personal en las áreas de información sobre ciencia y tecnología en canales de noticias generalistas, tanto en televisión como en prensa escrita, hacen que con frecuencia sean periodistas sin formación especializada los encargados de estas secciones y que además, debido a la profusión de noticias y el escaso tiempo que pueden dedicar a cubrir cada una de ellas, se basen en comunicados (según una encuesta de Nature un 39% de los artículos sobre ciencia se basan directamente en ellos) o notas de prensa de otras agencias. Esto supone que, ya de partida, la información es parcial por cuanto la fuente no es original y que además el tratamiento posterior de esa información no es rigurosamente fiel a su contenido científico. (Así es como se crean muchas de las ¨noticias¨ sensacionalistas en ciencia, por la mala interpretación de los resultados de un artículo de investigación por alguien sin la capacidad necesaria para hacerlo *para lectores con curiosidad ejemplos en inglés: BadScience by Ben Goldacre). Por otra parte, como ya se ha comentado anteriormente la irrupción de Internet y con ella de los bloggers científicos ha hecho que la comunicación científica se haga directamente, sin intermediarios.

Ahora bien, ¿es necesaria la existencia de un periodismo científico? Sí rotundo, desde mi punto de vista. La comunicación científica ¨desde dentro¨es un arma poderosa y revolucionaria pero su alcance no deja de estar limitado por su estilo (la jerga y terminología científica propias de cada rama) así como por su audiencia (sólo aquellos que buscan encuentran) mientras que el periodismo científico ¨tradicional¨ tiene un alcance mucho mayor tanto en contenidos como en difusión. Además, el periodismo científico posee (o debería poseer) la capacidad crítica para analizar las noticias científicas con la objetividad precisa para que el público general pueda valorarlas en aquello que a ellos le atañe, así como servir de mediador en el debate de las cuestiones éticas ligadas a muchos de los nuevos avances que vienen a revolucionar la medicina o la tecnología, entre otras. Sin embargo, si la formación de los ¨profesionales¨ responsables de esta tarea es dudosa entonces el periodismo científico puede considerarse no sólo innecesario sino hasta contraproducente.

En general, podría resumirse la situación actual como un momento donde comienzan a asentarse los cambios iniciados años atrás y que sería bueno terminara con la creación de un nuevo modo de periodismo científico más ¨científico¨, más veraz por tanto; pero con esa actitud de árbitro imparcial que siempre ha caracterizado al (buen) periodismo. Quizá uno de los modos de conseguir esto sea mediante el transvase de efectivos desde las filas de los activos en Ciencia a las del Periodismo aunque siempre será necesario la interacción con los profesionales del campo para que la redacción de noticas no sea tan oscura como algunos artículos científicos.

La oportunidad de comunicar, de expresar opiniones y plantear debate en Ciencia es no sólo necesaria sino un placer para muchos, de ahí este blog. Pero para ser sinceros, ¿a quién no le gustaría ver que ese esfuerzo tiene destinatario? A lo mejor debería ponerme a escribir sucintas notas de prensa para La Razón y asegurarme que, al menos su Majestad, sabrá de mí. (Nota: ni en un millón de años)

Para más información: Nature issue

One thought on “¡EXTRA! ¡EXTRA! Comunicación en Ciencia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.