Close

El sexo “débil” más fuerte frente al estrés

Existe la creencia popular de que las mujeres son más resistentes al estrés -y al dolor, añadiría yo-. De que ellos son más sensibles al agobio y por ello sufren más de los efectos negativos del estrés crónico, que puede devenir en variedad de problemas tanto de tipo psicológico (ansiedad, depresión, adicciones…) como físico (problemas cardiovasculares, sistema inmune debilitado, úlceras de estómago, reacciones autoinmunes…) se habla mucho y es bastante común que la imagen de una persona estresada sea la de un tipo trajeado. Eso a pesar de que con la que está cayendo en España, si estuvieran estresados sería por sus cuentas con la Justicia, más que por trabajar, que es lo que suele causar más estrés al resto de los mortales -aunque la familia también se lleve lo suyo-

¿típico estresado?

Como no quiero que me acuséis de feminista sin más, dejaré que sean los resultados del grupo del profesor de la Universidad de Búfalo, Zhen Yan, los que hablen por mi. La razón por la que las mujeres somos más resistentes al estrés son: trrrrrrrrrrtttrrrrr-redoble de tambor- ¡los estrógenos!

Breve recordatorio sobre quiénes son los estrógenos, una de las más típicas hormonas femeninas, pero que no sólo tiene un papel en la regulación del ciclo menstrual y de la gestación, sino que realiza diversas funciones a varios niveles del organismo. Entre otros sitios, donde nos interesa al hablar de estrés. En el cerebro. De hecho, la bajada de los niveles de estrógenos en la última parte del ciclo menstrual es lo que provoca el subeybaja emocional de cada mes.

Bien, ahora que estamos todos bien informados sobre el qué vamos a ver cómo lo supieron. Estos investigadores tomaron un par de grupos de ratas jóvenes, uno de machos y otro de hembras y los estresaron durante una semana haciéndole algo que a las ratas no les gusta mucho. Reteniéndolas físicamente, o sea no dejándolas moverse en una jaula muy pequeña, por ejemplo. Después de estresar a las pobres ratitas, pusieron a prueba su memoria, intentando ver si recordaban e identificaban una serie de objetos a los que habían sido previamente expuestas.

Las ratas macho tenían problemas para identificar esos objetos conocidos, mientras que las hembras no tenían ningún problema para hacerlo, estresadas o no.

Este grupo de investigadores ya había demostrado anteriormente que el estrés -en machos- produce problemas en el reconocimiento de objetos conocidos y que esto se debía a la pérdida de receptores de glutamato (neurotransmisor excitatorio) en la corteza prefrontal de estos animales. Esta región cerebral es la encargada de procesos como la atención, la memoria o la toma de decisiones y otras funciones ejecutivas de alto nivel, de ahí que los problemas a nivel nervioso del estrés sean tan variados.

Lo que vieron en este nuevo trabajo es que los receptores de glutamato de la corteza frontal de hembras estresadas están ahí, como si nada. La manera en que pudieron comprobar la implicación de los estrógenos en este proceso fue variando las concentraciones circulantes de estrógenos en machos y hembras, de manera que al aumentarlas en machos respondían mejor frente al estrés -como las hembras- y al contrario, al reducir los niveles de estrógenos de las hembras, éstas pasaban a sensibilizarse más frente al estrés.

Lo curioso es que al quitarle los ovarios a las hembras, la resistencia al estrés aún persistía, lo que parece apuntar a una posible producción cerebral de la hormona en este caso. Si fuera posible evitar los efectos colaterales de esta hormona sobre el sistema endocrino -no queremos feminizar a los hombres para desestresarlos- éste podría ser un potencial punto de estudio para atajar el estrés y sus posibles complicaciones asociadas.

Digo yo que ahora si hay alguna feminista en la sala no es otra que la Ciencia pues es ella quien ha probado que el dicho tenía base. Sin embargo, chicas no confiarse porque aunque los estrógenos nos protegan frente a ALGUNOS efectos negativos del estrés, eso no significa que seamos indemnes a todos los demás, así que hazme caso: apaga el ordenador y  ¡respira!

1 thought on “El sexo “débil” más fuerte frente al estrés

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.