Close

Microficciones: Demasiada cara

Cara otra vez. Eso significa tomar la 42 dirección este. Otra vez este.

Si no fuera tan escéptico como para dudar hasta de mis propios pensamientos, quizá podría empezar a creer en el destino.

Y es que, cada vez que lanzo la moneda sobre el mapa para decidir la próxima etapa del viaje, sale cara. Y cara significa este, todo el mundo lo sabe. Y ya sabes lo que hay al este.

Si no fuera tan escéptico como para cambiar de moneda cada día, empezaría a pensar que quizá ese destino se empeña en llevarme de vuelta. De vuelta a ti.

Pero soy escéptico. Y además, siempre lanzo la moneda hasta que sale cara.

1 thought on “Microficciones: Demasiada cara

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.