La decepción del amante trabajador

Es irónico, cuando no patético, el hecho de que un objeto, una entidad cause la misma…

Martir por la fe

Caminaba por la ciudad sin rumbo, como un turista que hubiera perdido al resto de la…

Antropología urbana

Odio las salas de espera. Es un lugar de paso, se supone. Y sin embargo, en…

Stop and go

Años de trabajo. Noches y noches sin dormir. Todo para conseguir un objetivo. Por fin llegó…

Recuerdos con que llenar el vacío

Recuerdos agridulces se agolpan en mi mente. Luchan cada uno por ganar terreno al otro. A…

Hasta él se merece un respiro

Una Navidad sin artificios, sin tener que someterse al castigo de la sonrisa falsa, de la…

Sólo quedan cenizas

Dicen que sólo hacen falta cuatro días para crear un hábito. Cuatro días para cambiar costumbres,…

El terrible poder de la transmutación…en mierda

Igual que Midas transformaba aquello que tocaba, lo mismo conseguía él. La única diferencia es que…

Microficciones: Demasiada cara

Cara otra vez. Eso significa tomar la 42 dirección este. Otra vez este. Si no fuera…

Como la vida misma

En toda obra de teatro que se precie, el personaje más logrado es aquel cuya actuación…