¡Ábrete Sésamo! o cómo conseguir dinero para investigación.

                                        Eso son espinas y lo demás…tonterías.

Cáncer, células madre, terapia genética, Alzheimer y enfermedades neurodegenerativas…estas son algunas de las palabras que abren la caja fuerte de las agencias de subvención (ya sea estatales o privadas) y que genera interés público en una noticia científica, bueno…eso y el tema de las espinas en el pene, pero de eso hablamos otro día porque el sensacionalismo de una noticia (al menos en esta web la tratan de un modo más serio) como esa me pone enferma. ¿Alguien, además de los autores, se leyó el artículo entero antes de publicar esa estúpida reseña que es la parte menos importante de las conclusiones del trabajo? ah, claro, el tema es que ¡a quién le importa la evolución o el desarrollo del cerebro cuando hay penes!

Perdón, volvamos al tema, que me pierdo. Palabras mágicas, cómo hacer que los Reyes Magos del dinero pongan sus ojitos en tí, esos políticos-funcionarios responsables de que tú puedas llevar a cabo tus investigaciones y que en la mayoría de casos, aunque esto es un suponer porque tú a ellos no puedes pedirles el currículo, no han tenido más clases de biología que las del Instituto y si saben lo que es el ADN será la segunda posibilidad que se les ocurra por detrás del periódico. Pues bien, estas personas son las responsables de juzgar que ese proyecto, que has pasado meses delineando y planeando, recibe los fondos necesarios (o al menos el mínimo) para llevarse a cabo. Además hay un problema tanto o más grave que el del desconocimiento de los “jueces” y es la pregunta del ¿para qué?. Para un científico el hecho de que el producto de sus investigaciones tenga una aplicación práctica o no, no necesariamente añade valor a ésta, por eso una gran parte de la profesión se dedica a la llamada ciencia básica que, por otro lado, no es sino la base de cualquier ciencia aplicada porque, como nos enseñaron de niños, no puedes empezar la casa por el tejado. Por más que algunos se empeñen en jugar a buscar curas para enfermedades de las que ni siquiera entendemos las causas o a buscar remedios en modelos que ni siquiera son los más cercanos a los humanos (hablo sobre todo de enfermedades como el Alzheimer o los modelos murinos de depresión y el desarrollo de antidepresivos, donde los fracasos en drogas que salen al mercado, cuando se publican los resultados de metaestudios sobre los efectos de los nuevos tratamientos, que resultan ser similares a tratamiento con placebo, son comunes).

Y ya es la segunda vez, vuelvo a desbarrar, aunque ya podeis imaginar por dónde van los tiros: el incluir alguno de estos términos tan de moda, que tanta sonoridad tienen entre la gente, implica un interés general por un lado, algo que el funcionario encargado de la evaluación conoce (entender es otra historia) y si además se ofrece como promesa en el horizonte escondida entre las últimas tres líneas de la proyección o de la significación del proyecto que existen implicaciones para el avance en el tratamiento de X o Y enfermedad de impacto/moda, los tienes en el bote.

Para aquellos interesados en lo que se lleva este 2011 al otro lado del charco parece que lo más IN es hablar de autismo, así que seguiremos con interés el avance de las tendencias a este lado por ver si la influencia de Estados Unidos también se deja notar en este sentido.
El autismo está de moda. Lástima que algo tan duro se convierta en superficial.
Yo no se vosotros pero saber que éstas son las reglas del juego a mí me da pena y rabia, porque mientras sigamos jugando no seremos capaces de hacer comprender a nadie que la Ciencia es un proyecto de más de 4 años (que es lo que dura una legislatura) y del que no puedes esperar frutos especialmente tangibles (y más en términos monetarios) a corto plazo porque el conocimiento no se puede cuantificar en una escala tan corta (temporal y física). Sin embargo, si de deja de cultivar lo que si se puede medir son sus efectos…¿o necesitamos más pruebas de que los países que más invierten en Ciencia están a la cabeza de todos los indicadores económicos del mundo (EEUU, Suecia, Suiza)? Recomiendo leer este documento donde se expone el caso de Gran Bretaña aunque ahora también esté pasando por momentos bajos en cuanto a inversión en Ciencia con importantes recortes. Por otro lado, ¿quién es el valiente que se atreve a ponerle el cascabel al gato en la situación actual y a no escribir el abracadabra que abra la cueva de los ladrones?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.