¨Antes de juzgar, piensatelo dos veces¨

Por fin llego el momento…te has preparado concienzudamente la entrevista, has repasado mentalmente cada una de las posibles situaciones que te vas a encontrar al otro lado de la puerta, te has vestido como recomiendan los cánones, sabes que tu curriculum es el mejor y sin embargo, algo no funciona.

Cuando conocemos a una persona, automáticamente se genera una impresión basada no sólo en la percepción de la situación sino también determinada por condicionamientos previos. Es lo que se llaman prejuicios inconscientes y están detrás de muchos casos de discriminación por razón de sexo, raza, e incluso apariencia como ha sido demostrado en varios estudios.
Retrato de Josette (Juan Gris)
Por ejemplo en el caso de la selección de músicos para las orquestas americanas se comprobó que desde que el sistema de evaluación implicaba el uso de pantallas que ocultaban la identidad del candidato, el número de mujeres en las mejores orquestas es 5 veces mayor.
Una de las razones de este cambio fue este sistema evitaba las interferencias de factores otros que la capacidad musical del candidato. Entre otros y quizá el de mayor relevancia histórica, impedían reconocer el sexo del músico. Este se considera factor de discriminación de mayor impacto especialmente en el caso de ciertos instrumentos considerados clásicamente masculinos. A modo de anécdota pero ilustrativo del caso es la situación de la trombonista Abbie Conant que en la década de los 80 se presentó a una audición para la Orquesta Filarmónica de Munich que ganó en la primera ronda, en este momento el director de la orquesta quiso conocerle, y dado que la audición había transcurrido tras una cortina que ocultaba su identidad cuando el director vió que se trataba de una mujer empezaron los problemas para Abbie. Para este director, el trombón era un instrumento claramente masculino, utilizado para representar la dureza de la guerra en muchas piezas clásicas y desde su punto de vista una mujer no tenía la fuerza ni el carácter necesarios para su práctica y todos estos prejuicios pesaban más que la superior capacidad demostrada por Abbie. Por eso, en ausencia de la pantalla Abbie nunca hubiera conseguido entrar en la orquesta.
Pero no sólo el sexo infuencia la decisión sobre la capacidad de un músico/candidato, otros factores como la actitud, la apariencia, incluso el modo particular de tocar podían alterar la percepción de la calidad de la interpretación.  El grupo liderado por Noola Griffiths ha publicado los resultados de un estudio en el que se analizaba el efecto de la vestimenta sobre la evaluación de una interpretación musical. Para ello eligieron un grupo de estudiantes de música, tan similares como fue posible en cuanto a sus características físicas (edad, talla, raza…) y realizaron videos mientras tocaban la misma pieza musical ataviadas con traje de gala/concierto, vaqueros o vestido de ¨nightclub¨ así como una imagen tratada en la que sólo podía verse el movimiento de sus manos al tocar. La pieza musical grabada y superimpuesta a las imágenes era la misma en todos los casos y obra de un músico independiente. Cuando se le pidió a un grupo de 30 estudiantes de música y componentes de la filarmónica de Sheffield que analizaran las interpretaciones ¿podeis imaginar lo que ocurrió?
En general la valoración de las actuaciones realizadas en traje de gala fue mejor en todos los casos que la recibidad para la hecha en vaqueros y mucho mejor que cuando las concertistas llevaban un vestido de ¨nightclub¨, y eso aunque en todos los casos la grabación era la MISMA. Inconscientemente una apariencia seria equivale a mejor capacidad musical porque es lo que mejor corresponde con nuestras expectativas de cómo deben ser las cosas.
En este artículo  he elegido centrarme en el mundo de la música porque es uno de los ámbitos donde más se ha avanzado para intentar frenar los efectos de los prejuicios inconscientes que conducen a la discriminación de parte de la sociedad (la femenina, principalmente) y lo ha hecho simplemente reduciendo los factores a valorar a aquellos que realmente importan: en este caso, la música.
La gran pregunta por responder es ¿Cómo importar este modelo de evaluación desprejuiciada al resto de áreas de la sociedad? y más importante aún por lo que me atañe ¿Cómo conseguir una evaluación justa de candidatos en la carrera científica?

2 thoughts on “¨Antes de juzgar, piensatelo dos veces¨

  1. Parece ser que ya van arreglándose esas desigualdades. En el Reino Unido ya no es necesario indicar tu sexo, edad o estado civil en el currículum. Ni siquiera se estila lo de adjuntar tu foto, que sólo tienes que incluir cuando la oferta de trabajo lo precisa (suelen ser trabajos de modelo o dependiente de tiendas de moda)

    Es más, si tienes la certeza de que fuiste discriminado por alguna razón (tener hijos, etc) es bastante denunciable en ese país.

    Donde es casi imposible eliminar estos prejuicios es a la hora de la entrevista.

  2. Interesante esto que me dices, no tenía ni idea que en UK estaban tan avanzados (al menos sobre el papel). El otro día leía en el libro ¨Delusions of gender" sobre los experimentos que hicieron para ver el efecto que tenía el género sobre la contratación para el mismo puesto con el mismo CV según el nombre fuera masculino o femenino y simplemente esa minúscula (aparentemente) diferencia ya disminuía las posibilidades de las mujeres de conseguir el trabajo.
    Es increíble el alcance de estos prejuicios,y especialmente difícil modificarlos porque entre otras cosas son inconscientes, muchas veces.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.